Ave quetzal

El ave quetzal es una de las especies de aves en serio peligro de extinción. Originaria del sur de México y de Centroamérica, esta ave del género Phoromachrus, ha conseguido reproducirse experimentalmente en cautiverio.

El ave quetzal es una de las especies en peligro de extinción. Originaria del sur de México y Centroamérica, pertenece a la familia Trogonidae, al género Phoromachrus. Ave quetzal

Hay cinco especies de quetzales:

-Quetzal Centroamericano: Pharomachrus mocinno
-Quetzal Crestado o de cola blanca: Pharomachrus antisianus
-Quetzal de cabeza dorada: Pharomachrus auricens
-Quetzal Fúlgido o dorado: Pharomachrus fulgidus
-Quetzal Pavonino o de cola negra: Pharomachrus pavoninus

Su plumaje es sumamente colorido, el cuerpo es verde intenso y el pecho rojo, con una cola de larguísimas plumas, que le da gran atractivo.

Esta ave tiene un sitio importante en la mitología azteca, el plumaje de su cola era empleado para la confección de tocados para sacerdotes y nobles.

Tiene un canto característico en forma de silbido que repite de manera monótona.

Se alimenta con frutos, ranas, insectos, habita en la selva montañosa, en regiones húmedas.

Construye nidos dentro de agujeros de árboles, poniendo dos huevos azul pálido por nidada.

Ave quetzal en cautiverio:

Por mucho tiempo se creyó que no podía criarse ni reproducirse en cautiverio al ave quetzal, pero en la Universidad de México, se ha emprendido exitosamente un programa de cría y reproducción de estas aves, con destino a evitar su extinción definitiva.

Tratándose de una especie sumamente débil, es necesario conocer sus necesidades de hábitat, apuntando a evitar el estrés. Para ello se requiere un amplio sitio que les permita el vuelo y les brinde seguridad.

Dentro de un invernadero de 50x40m y con 8m de altura, se ha logrado una réplica de los bosques donde aún habitan algunos ejemplares salvajes. Se agregaron algunas especies vegetales de la región, además de permitirles compartir su espacio con otras especies como el pavón, la paloma imperial y otros.

La mayor dificultad que debió sortearse fue la humedad, porque estas aves viven en las zonas de mayor humedad, de no ser así, sufrirán severos trastornos pulmonares, como infecciones por hongos, que resultan mortales. Se emplearon para ello, humidistatos automáticos.

Para la alimentación, debió procurarse evitar alimentación rica en hierro, pues no lo asimila y le ocasiona la muerte. En su hábitat natural, no tiene este problema, para solucionarlo se incluyeron las bromelias y orquídeas, que acumulan agua que beberá y sus taninos, ayudan a neutralizar el hierro que ingiere.

Calificación:
Recomendamos Leer

El periquito australiano, ocupa casi todo el territorio australiano, comenzó...

0 Comentarios
  • No hay comentarios hasta el momento. Se el primero en comentar!

Dejar comentario
Suscribirse