La castración

La castración de gatos machos, a diferencia de lo que se cree generalmente, no produce mascotas apáticas y obesas, sin deseos de vivir, sino que por el contrario, evita comportamientos molestos que dificultan la convivencia con su familia humana, y disminuyen el estrés y la aparición de ciertas enfermedades.

Existen muchos mitos respecto a la castración de mascotas. Los gatos manejan su sexualidad de acuerdo a sus necesidades hormonales, a diferencia de los humanos, donde el componente psicológico y social, hace que la castración nos resulte un tema aberrante.

Argumentos a favor de la castración:

El gato no dejará de ser macho por la castración, simplemente perderá su deseo de reproducirse, y con ello, ciertas conductas que acompañan al cortejo, y que resultan molestas para la convivencia con los humanos.

El proceso de reproducción felina es una función complicada para los gatos, donde deben proteger su territorio, competir con otros machos. El gato desarrolla una serie de comportamientos, como el marcaje de territorio, el patrullaje del mismo, las peleas con otros machos en la competencia por las hembras.

Los gatos son promiscuos, por lo tanto no es suficiente ofrecerles una hembra de compañía para calmarlos. Esto en realidad incrementa su agresividad y lo empuja a salir con mayor frecuencia. Por este motivo, estará más expuesto a las peleas con otros gatos, y por tanto a contraer enfermedades transmisibles a través de la saliva (en mordeduras), favoreciendo la aparición de leucemia felina, o el síndrome de inmunodeficiencia felina. La castración representa una solución para mantener calmado al gato, y evitarnos que marquen cada rincón de la casa como parte de su territorio. Otra de las ventajas de la castración del gato, es que contribuimos a bajar la población de gatos callejeros, al evitar nuevos nacimientos.

Incidencia de la castración sobre la salud:

La castración Suprime comportamientos indeseados en el gato (agresividad, marcaje de territorio, peleas, maullidos molestos, fugas, etc). El 80% de los machos dejan de marcar su territorio de forma inmediata a la castración, y un 10% lo hará gradualmente. El 10% restante, continúa con la costumbre de marcar territorio. Disminuye el estrés y los comportamientos alterados. También hay mejoras en el sistema inmunológico.

Eliminación de problemas prostáticos y de tumores testiculares Mayor longevidad y calidad de vida.

El procedimiento de castración:

Hay varias maneras de proceder a la castración del gato macho.

Orquiectomía: consiste en la extirpación de ambos testículos, eliminando la producción de espermatozoides y de hormonas sexuales. La cirugía dura entre 25-40 minutos, se realiza con anestesia general. El riesgo de la anestesia disminuye cuanto más joven sea el gato. Luego de la operación, el gato permanece varias horas en observación, para monitorear su respuesta a la anestesia. Los cuidados postoperatorios son similares a los de los humanos, una cama limpia, evitar situaciones de estrés, corrientes de aire, etc. La edad ideal para la castración será indicada por el veterinario en cada caso particular.

Vasectomía: es una cirugía que consiste en la ligadura o corte del conducto deferente. Esta operación sólo elimina la producción de espermatozoides, pero no el interés por las hembras, con lo cual continúan las escapadas y marcación de territorio. Esta intervención está orientada meramente a evitar la sobrepoblación de gatos. Es preferida por quienes no desean cambiar la conducta de su mascota, o por aquellos que tienen macho y hembra en casa.

Efectos adversos de la castración:

Obesidad: la castración provoca ciertos efectos sobre el metabolismo, al eliminar la producción de estrógenos y testosterona, por lo cual, el animal castrado no necesita tantas calorías como uno entero. Esto se controla disminuyendo las calorías que el animal consume. Disminución de la actividad: si bien disminuyen ciertas actividades del gato, no es cierto que se vuelva sedentario. Simplemente deja de tener algunos comportamientos indeseados, pero continuará siendo juguetón y cazador, en la misma medida que lo era antes.

Los artrópodos del orden Araneae, son conocidos como arañas. Existen aproximadamente 3.800 especies. Son depredadoras, paralizan a sus víctimas con toxinas que realizan una pre-digestión. Todas sin excepción producen seda, la que emplean de diversas maneras.
Calificación:
Recomendamos Leer

El Ashera es el gato más grande y exótico del mundo, y ha sido diseñado en...

Los artrópodos del orden Araneae, son conocidos como...
Las arañas despiertan la fascinación tanto como el...
Los gatos, mamíferos inteligentes, ágiles, esbeltos....
0 Comentarios
  • No hay comentarios hasta el momento. Se el primero en comentar!

Dejar comentario
Suscribirse