Cuidados de la boa constrictor

La Boa constrictor es una serpiente gigante, de la familia de las Boidae, residente de América, desde Argentina hasta el norte de México. Son animales solitarios de hábitos nocturnos, que pasan el día escondidos en troncos huecos o en las ramas de los árboles.

La Boa constrictor, es una serpiente gigante, perteneciente a la familia de las Boidae, que reside en la región americana, desde Argentina hasta el norte de México.

Estas serpientes viven en hábitats con poco agua, como sabanas y desiertos, pero también en bosques húmedos y terrenos de cultivo. Es un reptil arborícola y terrestre.

Las once subespecies de boas, toman sus características del las distintas regiones en las que habitan. De estas, la de mayor tamaño es la Boa constrictor constrictor, que alcanza los 4m en estado salvaje, y se caracteriza por ser la única que presenta un color rojo intenso en la punta de la cola. La Boa constrictor imperator, albina, es considerada una mascota exótica.

Características de la Boa constrictor: Cuidados de la Boa constrictor

Estos reptiles son ovovivíparos, y dan a luz entre 20 y 60 crías de 30-40cm de largo, que no comen hasta después de su primera muda. 

Los adultos miden entre 0,50 y 4m de largo, dependiendo del sexo, la subespecie. Por lo general, las hembras son mayores que los machos. En cautiverio suelen medir más, el ejemplar más largo, alcanzó los 5,5m.

Su piel presenta una coloración de tonos rojizos en la parte dorsal, sobre fondo blanco, rosado, marrón o dorado, de acuerdo a la subespecie. Cuando la muda está próxima, toman color grisáceo y sus ojos se tornan blancos.

Su expectativa de vida en la naturaleza es de cerca de 20 años, pero en cautiverio, pueden alcanzar los 30 años.

Son criaturas solitarias de hábitos nocturnos, durante el día se ocultan entre las ramas de los árboles, o en troncos huecos. Durante la noche salen de cacería, y generalmente aguardan a sus víctimas desde los árboles. Suelen bajar al suelo en busca de agua, y son buenas nadadoras.

Su visión es deficiente, por lo que dependen de sus otros sentidos, empleando sus escamas termo-sensibles (fosetas loreales), para la detección de presas.

Se alimentan de: lagartos, ratas, aves de tamaño moderado, murciélagos, zarigüeyas, ardillas, etc. Los murciélagos cazados al vuelo desde los árboles, constituyen su principal menú. El sistema para matar a sus presas es la constricción, hasta la muerte.

Cuidados de la Boa constrictor en cautiverio:

Para criar una Boa constrictor en cautiverio, es necesario construirle un terrario amplio, con una longitud mínima que equivalga a los dos tercios de la longitud del animal. Debe estar equipado con ramas o árboles, para que pueda trepar y calentarse. Es necesario colocar un bebedero grande, para que pueda albergar al animal en su interior. El agua debe estar siempre limpia.

La temperatura debe mantenerse constante, principalmente para las crías. Hay que instalar un contenedor térmico para que el animal se refugie en los meses fríos.

La temperatura debe mantenerse entre 25-30º C durante el día. Por la noche no debe ser menor a 24ºC.

La humedad ambiente en el terrario debe ser menor a 70%.
Su hábitat no requiere iluminación artificial.

En el fondo del terrario se coloca material suave y esterilizado, no debe ser material áspero, como rocas, pues podrían lastimarse al moverse. También deben colocarse algunas ramas para que trepen y se tallen cuando es época de muda.

La alimentación de estas serpientes debe ser con animales vivos, por tanto, debemos proporcionárselos en el terrario. Las crías pueden atrapar pequeños ratones. Los adultos pueden ingerir presas más grandes.

Atrapan las presas con los dientes e inmediatamente la apresan con su cuerpo, constriñéndolas hasta asfixiarlas. Es importante proporcionarles presas del tamaño adecuado, y no dejar a la serpiente sin vigilancia cuando se alimenta, pues podría resultar mordida.

La reproducción se produce en la temporada de verano, y la gestación dura entre 4-10 meses, con camadas entre 20 y 60 crías. Alcanzan la madurez sexual entre los 2 y los 4 años.

El comportamiento de la Boa no suele ser agresivo, aunque pueden llegar a morder. De todos modos, siempre deben manejarse con cuidado.

La cría de una Boa constrictor en cautiverio, representa una violación a sus derechos, pues se trata de un animal salvaje, adaptado al hábitat natural. El hombre nunca podrá sustituir a su medio ambiente, aún cuando se obtengan ejemplares más longevos. Al momento de adoptar uno de estos animales, debemos asegurarnos de brindarles el mayor confort posible, para evitarles mayores sufrimientos.

Calificación:
Recomendamos Leer

La Morelia viridis o Pitón arborícola, es una serpiente de hábitos...

0 Comentarios
  • No hay comentarios hasta el momento. Se el primero en comentar!

Dejar comentario
Suscribirse